× Inicio Instituto Historia Misión y Visión Objetivos y funciones Sedes Directorio de contactos Organigrama Programas académicos Maestrías Educación continua Aulas virtuales Información universitaria Bienestar universitario Servicios Reglamento estudiantil Investigación Líneas de investigación Descripción de proyectos Perfiles investigadores Admisiones Atención al ciudadano PQRSD Glosario Preguntas frecuentes Carta trato digno al ciudadano 2017 Cronograma de participación ciudadana 2017 Enlaces Estrategia GEL Ofertas de empleo Trámites y servicios Notificaciones judiciales Caracterización de usuarios Encuesta de percepción Hoja de vida aspirantes Normatividad AAICC
Noticias

Este 20 de julio cumple 57 años la Imprenta Patriótica


Las personas que visitan la imprenta del ICC se encuentran con decenas de máquinas y elementos que reflejan las transformaciones de la industria editorial en el mundo. La diferencia con otro monumento histórico  es que las máquinas allí no solo se exhiben y cuentan una historia como en un museo, sino que además  funcionan, es como asistir a la producción editorial de otro siglo y ver todas las posibilidades de  los materiales y  técnicas en vivo. 

Ésta es la breve historia de cómo  una imprenta  que inició con 6 máquinas y 6 operarios fue creciendo y consolidándose no solo como un patrimonio histórico sino en una empresa editorial y embajadora cultural de la nación. 

La Imprenta Patriótica tiene un gran potencial pedagógico y cultural porque allí asisten artistas y profesionales para aprender y ver todas las posibilidades que tienen las artes gráficas e impresas.  Para poder visitarla  las personas pueden ir a la  Hacienda Yerbabuena ubicada en las inmediaciones del municipio de Chía. Este lugar en su entrada tiene el camino de los poetas; un jardín enclavado en el paisaje sabanero donde resaltan algunas esculturas de escritores colombianos. En 1955, bajo la dirección de José Manuel Rivas Sacconi, el ICC adquirió los terrenos de la Hacienda Yerbabuena  y estableció su sede científica, su biblioteca y su imprenta. 

A finales del siglo XIX e inicios del siglo XX, la hacienda fue de la familia del expresidente  y escritor de Colombia José Manuel Marroquín,  lugar de frecuentes tertulias literarias, líricas, musicales y teatrales. En la actualidad el Instituto está restaurando una parte de  la hacienda para abrir en los próximos años un museo literario y centro cultural. 

Los  primeros trabajos que se iniciaron en la hacienda para la construcción de la imprenta, fueron entre los años de 1956 y 1958. Los primeros linotipos  fueron donados por periódicos que estaban en proceso de renovación de sus equipos en esa  época como el Diario de Colombia y La Paz. También por esa época el ICC comenzó a importar las primeras máquinas y  elementos básicos de un taller de impresoras, cortadoras, cosedoras de hilo, cajas de texto.  Luego se empezaron a  hacer pruebas de impresión y a calibrar el funcionamiento de las máquinas y el  20 de julio de 1960, en el marco de la celebración de los 150 años del grito de Independencia de Colombia, se inauguró la Imprenta Patriótica.

El nombre de este lugar es igual  al de  la imprenta que  fundó el prócer Antonio Nariño en 1793, donde publicó el periódico La Bagatela y La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. 

El lugar creció dada la importancia y el renombre que fue consolidando  el Instituto Caro y Cuervo  y su Imprenta a nivel  internacional, entidades del Gobierno y otras como  la Unesco y universidades extranjeras solicitarían sus ediciones allí. Con todo ese trabajo se adquirieron más máquinas para mejorar el taller y surgió la necesidad de trasladar la imprenta  a un espacio más grande dentro de la misma hacienda. Luego de varios cambios y construcciones en 1974 se ubicó la imprenta en un nuevo lugar que cumpliera con  las normas de seguridad para el buen funcionamiento de las máquinas y la salud de los operarios.  

Otro problema que debían sortear las directivas, los linotipistas, técnicos  y operarios de la imprenta era el hecho de que estaban trabajando con máquinas antiguas y la consecución de repuestos nuevos era bastante complicada, e imposible en muchos casos. Se lograron  conseguir  a bajo costo y con donaciones, máquinas que  ya casi nadie utilizaba, aparatos deteriorados que sirvieron para construir una reserva de repuestos para las  máquinas de la imprenta.  Pero a pesar de esto, lo más importante para que este museo se mantenga vivo es el cuidado con el que los operarios manejan las máquinas, ya que ellos son conscientes del legado que tienen en sus manos.    

Las publicaciones de la Imprenta Patriótica desde el levantamiento del texto hasta la encuadernación, son de  carácter  artesanal. Muchas personas elogian la calidad y la duración  de la tinta y el papel por el uso de estas técnicas de linotipia  que ya casi ninguna imprenta en el mundo usa.  

Las publicaciones en la imprenta en se caracterizan por la pulcritud en elementos como la prosodia, la sintaxis, la gramática, la ortografía. Rasgos que a lo largo de su historia ha consolidado en la  publicación de  libros, revistas, diccionarios, atlas, entre otros.  Muchos de ellos relacionados con la cultura y la identidad colombiana  y también con temas de historia, literatura, arte, filología, lingüística, lengua española, lenguas indígenas, criollas y afrodescendientes, poesía, ciencia, filosofía. 

En este lugar  hay un activo trabajo para suplir las necesidades del Sello Editorial del ICC, allí  se han realizado publicaciones en varios idiomas como inglés, francés, alemán, griego y latín. También  se han publicado autores como: Rufino José Cuervo, Miguel Antonio Caro, Federico García Lorca, Rafael Pombo, José Asunción Silva,  Miguel Ángel Asturias, entre otros escritores e intelectuales  que conforman una extensa lista. La imprenta  en la actualidad  se está convirtiendo en un centro interactivo y cultural con muchos proyectos  que aseguran este legado de 57 años, que este 20 de julio junto con el grito de la independencia están de conmemoración.

Institución de Educación Superior por autorización del Ministerio de Educación Nacional según el artículo 21 de la Ley 30 de 1992.
Reconocimiento personería jurídica: Ley 5 de 1942. Código SNIES:9108. Vigilada Mineducación. Entidad adscrita al Ministerio de Cultura.

 
Presidencia de la repúblicaMinTicColombia AprendeColombia compra eficienteSi VirtualGobierno en líneaUrna de cristal