Facebook Pixel Code
× Inicio Instituto Historia Misión y Visión Objetivos y funciones Sedes Directorio de contactos Organigrama Código de ética Programas académicos Maestrías Educación continua Aulas virtuales Información universitaria Bienestar universitario Servicios Reglamento estudiantil Investigación Líneas de investigación Descripción de proyectos Perfiles investigadores Admisiones Atención al ciudadano PQRSD Glosario Preguntas frecuentes Carta trato digno al ciudadano 2017 Cronograma de participación ciudadana 2017 Enlaces Estrategia GEL Ofertas de empleo Trámites y servicios Notificaciones judiciales Caracterización de usuarios Encuesta de percepción Hoja de vida aspirantes Normatividad AAICC

Usted está en: Inicio / Noticias / Palabras y afectos transforman los museos del Caro y Cuervo

Noticias

Palabras y afectos transforman los museos del Caro y Cuervo


De izquierda a derecha: El equipo gestión de museos del icc: Camilo Gómez Camargo, Felipe Arias Escobar, Carlos Mario Buelvas Zapata, Julián Sossa, Melissa Solórzano Toro, César Mackenzie Trujillo y Juan Darío Restrepo Figueroa.

 

El área de Gestión de Museos del Instituto Caro y Cuervo surgió 17 años antes de que el Consejo Internacional de Museos declarara en 1977 cada 18 de mayo como el Día Internacional de los Museos. ¿Qué impacto puede tener que siete personas menores de cuarenta años lideren la renovación de los museos del ICC? 

Bogotá, 18 de mayo de 2017. El Caro y Cuervo, como lo denominan coloquialmente muchos colombianos, es una entidad que propone y ejecuta políticas para documentar, consolidar y enriquecer el patrimonio idiomático de nuestro país. Dentro de su estructura son más conocidas las áreas del Seminario Andrés Bello, los grupos de investigación registrados en Colciencias, una biblioteca con miles de tesoros históricos y lingüísticos y la Imprenta Patriótica, que ha utilizado tecnología de 1886 editando contenidos del siglo xx y xxi. Junto a estas áreas se encuentra la de Gestión de Museos, que desde 1960 trabaja en procesos patrimoniales relacionados con colecciones y museos.

Desde 2014, gracias a las nuevas directivas de la entidad, un grupo diverso de apasionados profesionales entre los 23 y 39 años de edad trabajan en el fortalecimiento de los dos museos del iccy de las colecciones de patrimonio cultural mueble en custodia del Instituto, que superan los 2.000 bienes. En cuatro años de trabajo el Instituto ha producido nueve exposiciones temporales y una internacional en la sede del Instituto Cervantes en Madrid, y gracias al respaldo de la Cancillería y de la Embajada de Colombia en España, puso a viajar por Europa una exposición de 26 carteles con igual número de colombianismos.

Museo es sinónimo de equipo

Entre 2015 y 2016 se conformó el equipo de trabajo interdisciplinar de museos en el icc con Juan Darío Restrepo, a la cabeza, Melissa Solorzano Toro como conservadora de las colecciones, Carlos Mario Buelvas Zapata a cargo del registro de las colecciones, y Camilo Gómez Camargo quien desempeña procesos de comunicación y educación. La investigación de colecciones y el desarrollo de guiones expositivos lo desempeñan el dúo de historiador y literato conformado por Felipe Arias Escobar y César Mackenzie Trujillo. El responsable de materializar las ideas en los espacios es Antonio Sossa Delgado, arquitecto museógrafo. Este equipo de base se apoya en diseñadores, carpinteros, relojeros, pintores, electricistas, restauradores, cerrajeros, vidrieros, jardineros y hasta joyeros que realizan soportes a la medida para el cuidado y la correcta exposición del patrimonio a su cargo.

“El equipo de trabajo que hemos conformado desarrolla un trabajo orgánico y con criterio que nos permite cumplir con una de las misiones del Instituto y es la difusión social del conocimiento”, asegura la directora general del icc, Carmen Millán de Benavides.

El comunicador social con amplia experiencia en museos que coordina el equipo de trabajo y desempeña las tareas de museólogo, Juan Darío Restrepo Figueroa, afirma: “El trabajo de la Casa Cuervo Urisarri ha servido como laboratorio de prácticas museales y herramienta para conocer los públicos del Instituto. Estos años de trabajo nos han mostrado cuáles son las acciones propicias para la reapertura del Museo de Yerbabuena Marroquín, prevista para octubre de 2018”. Desde el 2016 se viene trabajando en los guiones para el Museo y es prioridad en este 2017 realizar la primera de las dos o tres fases museográficas del inmueble para cumplir con los protocolos de conservación preventiva, y garantizar la seguridad de las colecciones y la comodidad de los visitantes. 

“El trabajo de conservación preventiva estos tres años ha sido con el cien por ciento de la colección. Adecuamos espacios de reserva por tipo de material (etnografía, mobiliario, pintura de caballete y obra gráfica, indumentaria y una mixta”, comenta Melissa que en su trabajo de conservadora ha tenido que ser muy recursiva y ha optimizado espacios, todo con el fin de consentir a cada uno de los objetos de las colecciones.

Antonio Sossa, museógrafo, reconoce que las primeras piezas de las colecciones son los dos inmuebles, y habla del reto que supone adaptar espacios pensados para la vida diaria de una familia, en espacios museales para el uso y disfrute de los públicos: “La primera etapa del renovado Museo de Yerbabuena es el jardín Matilde Osorio de Marroquín, un proyecto que venimos desarrollando con el Instituto Humboldt para restaurar el jardín central de la casa, el humedal y los jardines circundantes”. Es curioso y admirable que mientras muchas entidades museales se obsesionan por años en ampliar sus edificios, el ICC a través de sus museos trabaje por la restauración del ecosistema de la Sabana de Bogotá.

 

“El jardín se abrirá al público con cita previa a partir del mes de octubre del año en curso pero desde el mes pasado, en el marco del día del idioma y con el apoyo de la oficina de relaciones interinstitucionales del Caro y Cuervo, recibimos a más de 500 niños que nos permitieron realizar grupos focales y perfilar el tipo de actividades para disfrutar con nuestros visitantes del terreno y la casa”, manifiesta Camilo Gómez Camargo.

Pero solo basta escuchar la reseña que hace el historiador Felipe Arias para entender que no es un jardín o una hacienda cualquiera. “La primera sede del Instituto Caro y Cuervo es la Hacienda Yerbabuena y dentro de ella se encuentra la Casa Marroquín,  sede del Museo de Yerbabuena desde 1960. La historia de esta propiedad en manos de la familia del expresidente José Manuel Marroquín nos remonta al año de 1807. Don Lorenzo Marroquín, descendiente de familias españolas, compró el Hatogrande para su familia, convirtiendo esta hacienda en un lugar familiar. Inicialmente perteneció al municipio de Sopó, pero el hacendado Marroquín pasó los derechos a Chía. Cuando Lorenzo Marroquín murió en 1819, heredó a su hijo José María Marroquín todas las propiedades. Luego perteneció al escritor y político don José Manuel Marroquín, presidente de Colombia (1900-1904). La casa de la hacienda ha sido centro de cultura y en el año de 1851 se fundó allí el primer colegio campestre para hombres. Luego, en 1878, se fundó un colegio para niñas, y a mediados del siglo xx se convirtió en sede del Instituto Caro y Cuervo”.

Preparativos para los 75 años del icc

El Instituto dobla la edad promedio del grupo de museos, que actualmente se encuentra trabajando en dos exposiciones, la primera relacionada con el desarrollo de la pintura en Santa fe de Bogotá en el siglo XIX en el momento de separación legal del Estado y la iglesia, proyecto que es posible gracias al semillero de investigación, liderado por la profesora Olga Acosta del Programa de Historia del Arte de la Universidad de los Andes.

El área de Gestión de Museos trabaja en alianza con el equipo de la Biblioteca José Manuel Rivas Sacconi quienes resguardan los fondos documentales y las colecciones bibliográficas que están relacionadas con algunos aspectos del movimiento romántico, las redes intelectuales y la vida cotidiana del siglo xix y comienzos del xx.

De otro lado, “también estamos trabajando en una exposición sobre el Diccionario de Construcción y Régimen, un proyecto editorial que tomó 125 años en desarrollarse y es uno de los trabajos más importantes del Instituto, para cuya terminación fue creado el Caro y Cuervo en 1942”, dice César Mackenzie quien lidera esta exposición y tiene el reto de explicar el proceso histórico, editorial y anecdótico del diccionario iniciado por Rufino Cuervo Urisarri. Las dos nuevas exposiciones serán abiertas en agosto en el marco de la celebración de los 75 años del icc.

El trabajo ha sido arduo pero satisfactorio para este grupo, desde el inicio de los procedimientos museales a la manera de otros museos del MinCultura y la sensibilización con algunos funcionarios del instituto. Desde el año pasado se inició el trámite frente al Programa de Fortalecimiento de Museos del Ministerio de Cultura, para adquirir un software denominado “Colecciones Colombianas”, el cual permitirá estar a nivel de los museos del país e integrar fichas catalográficas, fotografías, avalúos, estados de conservación, ubicaciones, actas de traslado entre otros aspectos de la gestión de colecciones y que gracias al proceso de sistematización, apoyado por la Oficina TI, sin lugar a dudas beneficiará a los públicos en el conocimiento e investigación de las colecciones.

Los esperamos en la Casa Cuervo Urisarri

Actualmente la casa cuenta con cuatro (4) salas de exposición, donde se realizan las muestras de corto, mediano y largo alcance, muestras que buscan enriquecer la mirada de personajes del siglo xix y xx relacionados con la historia cultural del icc y del país. El área gestión de museos ofrece visitas comentadas en la Casa Cuervo Urisarri (Calle 10 No. 4-69) de lunes a viernes en horario de 9 a 5 p.m., con previa inscripción al correo: museos@caroycuervo.gov.co. En estas visitas se atienden grupos hasta de 30 personas y el tiempo promedio de los recorridos es de 30 a 40 minutos. Los recorridos no tienen ningún costo y son una de las estrategias de la institución educativa para facilitar la apropiación social del conocimiento.

“Las colecciones del Instituto Caro y Cuervo están conformadas por un gran número de piezas etnográficas que superan los más de mil objetos que son producto del Atlas lingüístico y etnográfico de Colombia (alec). También contamos con objetos testimoniales relacionados con los hermanos Cuervo Urisarri, Miguel Antonio Caro y José Manuel Marroquín”, asegura el registrador Carlos Buelvas. La pasión y el compromiso con el que Carlos y el resto del equipo hablan de sus tareas son el mejor ejemplo de la renovación que experimenta el Instituto Caro y Cuervo, un lugar entrañable en la memoria de los colombianos.


Calendario de actividades


Español para extranjeros

Spanish in Colombia

Study Spanish at the Instituto Caro y Cuervo

SIELE 2017

CyC Radio

CyC Radio Emisora virtual Instituto Caro y Cuervo

La Casa de las palabras

Gestión del Riesgo Patrimonial

Leer es mi cuento

Portal para niños

Portal de niños

Redes sociales

Institución de Educación Superior por autorización del Ministerio de Educación Nacional según el artículo 21 de la Ley 30 de 1992.
Reconocimiento personería jurídica: Ley 5 de 1942. Código SNIES:9108. Vigilada Mineducación. Entidad adscrita al Ministerio de Cultura.