Facebook Pixel Code
× Inicio Instituto Historia Misión y Visión Objetivos y funciones Sedes Directorio de contactos Organigrama Código de ética Programas académicos Maestrías Educación continua Aulas virtuales Información universitaria Bienestar universitario Servicios Reglamento estudiantil Investigación Líneas de investigación Descripción de proyectos Perfiles investigadores Admisiones Atención al ciudadano PQRSD Glosario Preguntas frecuentes Carta trato digno al ciudadano 2017 Cronograma de participación ciudadana 2017 Enlaces Estrategia GEL Ofertas de empleo Trámites y servicios Notificaciones judiciales Caracterización de usuarios Encuesta de percepción Hoja de vida aspirantes Normatividad AAICC

Usted está en: Inicio / Noticias / Si quiere sentirse orgulloso, acompáñeme a conocer el Caro y Cuervo

Noticias

Si quiere sentirse orgulloso, acompáñeme a conocer el Caro y Cuervo


Bogotá, 3 de enero 2017. En el periódico El Tiempo el  periodista y columnista colombiano Juan Gossain escribió un artículo en el  que hace un interesante  viaje por algunos momentos claves y proyectos del Instituto Caro y Cuervo. A continuación  les dejamos  la introducción y el enlace de la publicación en la cual se refleja el fecundo uso de los colombianismos; entendidos como términos del vocabulario general, coloquial, juvenil, de la cultura, la gastronomía, fauna y flora, usado en Colombia. 

Estoy viendo a este país nuestro cada día más desguarambilado. ¿Sabe usted lo que significa la palabra colombiana desguarambilado? Es un sinónimo de descuajaringado y de esguardamillar, pero dentro de un ratico hablamos de eso. Déjenme continuar, antes de que se arme el foforro. 

Lo que he venido a contarles hoy es la historia de una de las más admirables entidades colombianas, el Instituto Caro y Cuervo, que por estos días está celebrando sus 75 años. Me consta que en el mundo entero se hacen lenguas y no ahorran elogios a la hora de referirse a la tarea que ha venido cumpliendo en casi ocho décadas.

Para decirlo sin más rodeos, y para que vayamos empezando, se trata de un centro colombiano dedicado a la investigación y al estudio permanente no solo de la lengua castellana, sino también de las lenguas nativas del país, los idiomas indígenas, el léxico de sus regiones, los neologismos que inventan los muchachos, el nuevo vocabulario de las tecnologías. No descansan un solo día.

El instituto se llama así porque rinde justiciero homenaje a quienes son, sin duda, los dos filólogos más brillantes que ha producido nuestro país. Y dos de los gramáticos más grandes del mundo, para que sepa usted. 

Don Miguel y don Rufino

Ambos nacieron en Bogotá. Don Miguel Antonio Caro, tan malgeniado como era, fue humanista, periodista, escritor y político, vicepresidente y presidente de la República. Descendía de una familia de poetas oriunda de Ocaña, en el Norte de Santander. 

No pudo ir a la universidad, pero a lo largo de su vida recibió doctorados honorarios que le llegaban desde España, Chile, México. Escribió la que, en mi humilde opinión de aficionado, es una de las obras inmortales de la lengua castellana, sobre los orígenes latinos de nuestro idioma. Además, tradujo a los grandes poetas del Imperio romano. Fue él quien fundó la Academia Colombiana de la Lengua, la primera que se creó en el mundo después de la española.

Caro es coautor, con Rafael Núñez, de la famosa Constitución Nacional de 1886, respetada por veintitrés presidentes a lo largo de 105 años, un auténtico tratado de buen gobierno y buena gramática.

Don Rufino José Cuervo, a su turno, era miembro de una familia bogotana que fabricaba cerveza. En 1872, poco antes de cumplir los treinta años, empezó a escribir una obra tan colosal que no pudo terminarla en vida, el Diccionario de construcción y régimen de la lengua castellana, el cual no solo define el significado de cada vocablo de nuestro idioma, sino su origen y modificaciones a través del tiempo, la manera correcta de formar una frase, el lugar exacto que en ella debe ocupar cada palabra. Imagínese usted.

El titánico diccionario solo vino a completarse 122 años más tarde, gracias a la tarea de un equipo de investigadores del Instituto Caro y Cuervo. De él conservo en mi biblioteca una edición completa de once tomos con pasta de cuero, rodeados de rejas, cadenas, perros guardianes y vigilantes armados. En materia de libros, ese es el tesoro más grande de mi vida. Cuervo falleció en París. Caro falleció en Bogotá. Habían nacido con un año de diferencia y murieron con un año de diferencia. Hasta en eso fueron geniales. 

Consulte el artículo completo en la edición impresa del periódico El Tiempo (2 de enero del 2018) o en el siguiente enlace  http://www.eltiempo.com/vida/educacion/si-quiere-sentirse-orgulloso-acompaneme-a-conocer-el-instituto-caro-y-cuervo-167118


Calendario de actividades


Español para extranjeros

Spanish in Colombia


La Casa de las palabras

Study Spanish at the Instituto Caro y Cuervo

SIELE 2017

Gestión del Riesgo Patrimonial

Leer es mi cuento

Portal para niños

Portal de niños

Redes sociales

Institución de Educación Superior por autorización del Ministerio de Educación Nacional según el artículo 21 de la Ley 30 de 1992.
Reconocimiento personería jurídica: Ley 5 de 1942. Código SNIES:9108. Vigilada Mineducación. Entidad adscrita al Ministerio de Cultura.

 
Presidencia de la repúblicaMinTicColombia AprendeColombia compra eficienteSi VirtualGobierno en líneaUrna de cristal