× Inicio Instituto Historia Misión y Visión Objetivos y funciones Sedes Directorio de contactos Organigrama Programas académicos Maestrías Educación continua Aulas virtuales Información universitaria Bienestar universitario Servicios Reglamento estudiantil Investigación Líneas de investigación Descripción de proyectos Perfiles investigadores Admisiones Atención al ciudadano PQRSD Glosario Preguntas frecuentes Carta trato digno al ciudadano 2017 Cronograma de participación ciudadana 2017 Enlaces Estrategia GEL Ofertas de empleo Trámites y servicios Notificaciones judiciales Caracterización de usuarios Encuesta de percepción Hoja de vida aspirantes Normatividad AAICC
Museos

Título - Palabras de fe. Retratos de vidas espiritualesExposición actual - Palabras de fe. Retratos de vidas espirituales

     En Colombia, desde la época de la Colonia, la fe, la devoción a los santos y el fervor religioso han sido prácticas de las que el país se ha apropiado de maneras muy distintas: desde su manifestación lingüística en la cotidianidad, en expresiones populares como “Que Dios lo bendiga” –pronunciada algunas veces incluso por el presidente de la República en sus discursos–, hasta con la creación de espacios personalizados para la práctica individual de la devoción.

     En la Santa Fé de Bogotá del siglo XIX las relaciones de orden espiritual podrían darse de dos formas diferentes: de manera colectiva en las misas oficiales de la Iglesia o de manera individual en los oratorios personales situados al interior de las casas. Las mujeres de la época, de acuerdo con el código moral católico, debían circunscribirse al hogar y se les exigía una absoluta castidad. Fue principalmente por dicha razón que los oratorios, esos espacios consagrados a la oración y a la devoción a los santos, encontraron su lugar en el ámbito doméstico. Sin embargo, lo anterior no quiere decir que los hombres estuvieran por fuera de esta práctica devocional. Por ello, en esta exposición queremos presentar al hombre por cuya memoria se ha dado nombre a esta casa: Rufino José Cuervo Urisarri (1844-1911), ferviente creyente y practicante de la fe católica.

    Los trabajos de restauración de esta casa, realizados entre 1973 y 1974, dedicaron este espacio para la recreación de las dinámicas de los Cuervo Urisarri y las de otras familias santafereñas en torno a la fe. En esta muestra el visitante encontrará objetos testimoniales y devocionales, mobiliario y pintura de tema religioso que datan de los siglos XVII al XX. Las piezas aquí reunidas pertenecen al Instituto Caro y Cuervo y al Museo de la Independencia – Casa del Florero y fueron seleccionadas, en su gran mayoría, hace más de treinta años por el historiador Guillermo Hernández de Alba (1906-1988), asesor cultural del ICC y director-fundador del entonces denominado Museo del 20 de Julio de 1810.





Institución de Educación Superior por autorización del Ministerio de Educación Nacional según el artículo 21 de la Ley 30 de 1992.
Reconocimiento personería jurídica: Ley 5 de 1942. Código SNIES:9108. Vigilada Mineducación. Entidad adscrita al Ministerio de Cultura.

 
Presidencia de la repúblicaMinTicColombia AprendeColombia compra eficienteSi VirtualGobierno en líneaUrna de cristal