Régimen fallido

Fotografía de referencia. Gloria Viviana Nieto, docente, investigadora y coordinadora de la maestría ELE en modalidad presencial.

Por Gloria Viviana Nieto, docente, investigadora y coordinadora de la maestría ELE en modalidad presencial. Publicado originalmente en Vigía del idioma, de la Academia Colombiana de la Lengua

Existe en español un grupo de verbos que suelen ir acompañados de una preposición, cuyo complemento se denomina de régimen preposicional, por ejemplo, abusar de algo/alguien, presumir de algo/alguien, votar por algo/ alguien… Tal como indica la Nueva gramática de la lengua española (Espasa, 2009), este complemento no permite la sustitución por pronombres átonos (me, te, lo, la, nos, los, las). Por lo tanto, las siguientes construcciones resultan anómalas: *abusarlo/la, *presumirlo/la, *votarlo/la. Sin embargo, es frecuente encontrar enunciados como estos en la prensa nacional:

«La actriz manifestó que fue abusada cuando era niña e invitó a las mujeres a alzar la voz» (El Tiempo, 10/01/2018).

«Kylie Jenner presume su abdomen 7 semanas después de su embarazo» (caracoltv.com, 26/03/2018).

«Así la reforma política se aprobara en el Senado, no habría tiempo para votar la conciliación, lo cual debe hacerse en ambas corporaciones» (El Tiempo, 30/11/2017).

El caso contrario ocurre con el verbo ‘diagnosticar’ (algo a alguien), cuyo uso pasó de ser transitivo a intransitivo, es decir, de construirse con complemento directo a construirse con la preposición ‘con’:

«Primer paciente diagnosticado con ébola en Estados Unidos» (El Espectador, 08/10/2014).

¿A qué se debe esta transformación repentina del complemento de régimen verbal en español? La respuesta es simple: estamos siendo testigos de una avalancha de calcos sintácticos del inglés, motivada por la traducción desprevenida que los medios de comunicación hacen de noticias tomadas de agencias internacionales (abuse someone > abusar a alguien; vote something > votar algo; diagnose someone with something > diagnosticar a alguien con algo).

Compartir